4 minutos de navegación.

la cueva de los cerebros

Una cueva siempre nos impone respeto por ser un lugar confinado y pensamos en que vamos a levantar arena, se nos enturbiará el agua, y pasaremos por sitios estrechos, e iremos muy pendientes del aire. ¡Pues no!, esta cueva tiene una entrada que va desde la superficie, hasta los 10 metros de profundidad, y una longitud de 60 metros hacia dentro en la pasamos por varios "Jameos o Tubos volcánicos", que salen a superficie, unos con luz y otros sin luz, y la claridad de la entrada, hacen de ella una cueva muy cómoda y segura.

La fauna que se encuentra, Esponjas Cerebro, Camarones Petudos, Chuchos Negros, Langosta de antenas, Cigalas Canarias, y otros tipos de esponjas, la hacen peculiar ya que únicamente viven en lugares donde hay poca ninguna luz, con emanaciones de agua dulce en el interior, que a veces, la vista se nos hace borrosa.

Pues por todas estas y algunas circunstancias más, la hacen una de las incomparables inmersiones de toda Canarias.